Photo Olivier Cor

por Olivier Cor

director de agronomía




Atención a las creencias populares: las prácticas culturales deben adaptarse a cada contexto edafoclimático


 

1 - Una buena labranza airea el suelo

Sí y no. La labranza es ante todo un método de desherbado en agricultura. El suelo es un entorno organizado y estructurado y una labranza perturba y destruye miles de vidas microscópicas. Vidas que son muy útiles para el agricultor y que permiten a las plantas encontrar todo lo que necesitan para crecer:

  • las micorrizas (un hongo microscópico) que ponen directamente a disposición de las raíces los nutrimentos;
  • las lombrices de tierra que airean el suelo, y
  • la microfauna, entre ellas las bacterias, algas, hongos.

2 - «¡En mi casa, no hay suelo, estoy de repente sobre la tierra amarilla!»

¿La «tierra amarilla»? La mayoría de las veces son los francos arcillosos o limosos los que forman parte del suelo. Esta «tierra amarilla» forma la mayor parte de la reserva hídrica del suelo, contiene elementos nutritivos que vienen de la superficie (nitrógeno, potasa, calcio…) Es un entorno esencial para una gran cantidad de seres vivos (lombrices de tierra, bacterias, nematodos, insectos).

A diferencia de lo que se piensa, no hay de qué preocuparse por los cultivos, ¡al contrario!

3 - He subsolado, ¡el suelo estaba muy fresco! ¡No he consumido mucho fuel!

El subsolado es una técnica de labranza que consiste en excavar el suelo sin devolver la tierra a la superficie y que puede ayudar al agua a percolar en profundidad y beneficiar al establecimiento de las raíces para mejorar la estructura del suelo.

Sin embargo, si la herramienta entra en el suelo sin esfuerzo, ¡PARE! Esto quiere decir que el suelo es maleable y frágil y que usted está creando endurecimientos (capa compacta que reducirá el potencial del suelo durante muchos años).

Tiene suerte, aproveche para ahorrar pasadas.

4 - «Mi suelo estaba perfecto durante la siembra, ni un bulto, ¡bonito trabajo!»

Un suelo que no es granular, puede que sea bonito, pero no es eficaz. Al preparar la siembra, deje terrones de dos a tres centímetros (un pulgar). En suelos francos es preferible no romper la estructura del suelo bajo pena de tener un encostramiento en el primer oleaje un poco fuerte.

Para permanecer en el bucle

Obtenga contenido directamente en su bandeja de entrada.

Stay in the loop

¡Excelente! Estás suscrito a nuestra lista.

Cuéntanos un poco más sobre ti. Adaptaremos nuestros correos electrónicos a sus preferencias.

Stay in the loop - part 2
TUS INTERESES *